miércoles, 5 de mayo de 2010

La luna de Elikura Chihuailaf

Elikura no se olvida -nunca- de su tierra mientras va de un lado a otro del mundo. (Traza líneas azules, en sus manos reberveran los bosques, y sus pies son raíces que caminan.) Ni siquiera se olvida de la revista Sayenco, y nos envía otro hermoso poema, con su saludo siempreazul.



WEÑAGKVN EPE AFCHI

KVYEN TRVRI



Kiñe kelv lelfvn mvley miñche

wenu mu taiñ nag antvpeetew

Feyti weñagkvn afchi Kvyen trvri

alofnieetew fvrfvrmawvn mew

Ti pu pvllv witrankontupeetew

pegelelenew ta tromv

pvllv reke wifkvlelu wenu mew

Kamapu pu tromv

Pu mawizantu, feyfey pimekeenew

rupay eymi pvle

ka feyti afpuel zugu tami

pichikonagen chi vl

Pvrvmgen mu, kiñe kiñeke

wezanmalvy enew

petu ti tromv afkom punpuwvla

Narpatuay ñi pewma mu

ti pu ayin -piwvn

Welu amuley ñi trekan,

weñagkvlelu am iñche

Kimlu am iñche tami wilvfvn

tami ayikan iñche mu

chogkvlerpuay

Pichiketu llemay.




LA NOSTALGIA ES LA LUNA MENGUANTE



Hay un campo rojo sobre el cielo

que nos atardece

La nostalgia es la Luna menguante

alumbrada desde la llovizna

Los espíritus que me visitan

me señalan nubes

como almas trazadas en el cielo

Nubes lejanas

Las montañas, me están diciendo

pasaron a tu lado

y en el eco los cantos de tu infancia

De pronto, una a una, comienzan

a palidecer en mí las nubes

hasta borrarse

Descenderán de sus sueños

las amadas -me digo

Pero continúo mi camino

porque siento pena

Al comprender que también

el brillo de tu amor a mí

se irá apagando

Poco a poco.

1 comentario:

  1. Un hermosisimo poema. Para que decir más. Mi enhorabuena.

    Un saludo.

    ResponderEliminar